Las carnes se llevan todas las preferencias en el gusto de los argentinos.
Una carne al horno es un clásico. En Essen se puede cocinar cualquier tipo de carne, por ejemplo vacío, pollo, colita de cuadril, carré de cerdo, lomo, tapa de asado, matambre, peceto y cualquier otro corte, como al horno, sobre la hornalla, sin agregar grasas, ni líquidos.

Carnes más tiernas, jugosas y sanas!!!.

 
El paso a paso    
1- Calentar la cacerola tapada.
3 - Tapar y cocinar a fuego máximo hasta dorar de un lado.







5- Salar. Luego continuar a fuego mínimo, en la cacerola tapada, rotando la carne de tanto en tanto hasta lograr el punto de cocción deseado. Para conocer el grado de cocción de la carne, pincharla con un palillo. Si el jugo resultante es de color rojo, significa que falta cocción. Si es de color rosado, está jugosa.
Si es transparente, está bien cocida.
 
2- Lubricar la cacerola con spray vegetal o una cucharadita de aceite.
Colocar la carne.
4- Dar vuelta para dorar del otro lado. Este dorado a fuego fuerte es muy importante, ya que produce un “sellado” en la carne que permite que los jugos queden atrapados en su interior.
Si desea incluir verduras como guarnición, agregarlas una vez dorada la carne de los dos lados.
Beneficios de cocinar carnes con Essen:

Practicidad:
• Menos trabajo. ¡Limpiar el horno nunca más!

Economía:
• Ahorro de gas. Cada vez que cocinen carnes, disminuirán el consumo de gas del horno (equivalente al de 6 hornallas prendidas a fuego máximo).
• Las carnes rinden 1 porción más, porque hay una menor evaporación de líquidos.

Ahorro de tiempo:
• No se precalienta el horno.
• Cocciones más rápidas.

Salud:
• No se requiere el agregado de materia grasa para la cocción.
• Se utiliza menos sal y condimentos. La cacerola concentra el sabor natural de los ingredientes.