Tips
Aprovechá las sobras de tus comidas
Aprovechá las sobras de tus comidas

¡No vale desperdiciar nada!


A veces, cuando cocinamos, exageramos en las cantidades porque es difícil calcular y nos quedan muchas sobras. Es muy complicado que nos salga la cantidad exacta de comida. ¡Nos pasa a todos! Tampoco nos gusta desperdiciar comida y menos tirarla, así que quisimos compartir los mejores trucos para que esas sobras no se pierdan y podamos aprovecharlas otro día. Además, es importante que logremos ahorrar plata y espacio en la heladera.

 

CARNE Y/O POLLO

 

  • Salsa bolognesa: Con los restos, podés hacer una salsa bolognesa súper sabrosa para unas buenas pastas o plato de polenta.

  • Croquetas, albóndigas o hamburguesas: Si te sobró pollo o carne al horno, podés molerlos y mezclarlos con salsa blanca para armar una croquetas súper tentadoras. También, si les sumás un poco de cebolla y morrón salteadas podés armar unas hamburguesas.

  • Canelones o lasagna: Cualquier sobrante de carne sirve también para hacer el relleno de canelones y lasagnas.

  • Salteado: En un wok, poné la carne que te quedó de un bife o al horno en tiras, incorporá algunas verduras cortadas en juliana y salsa de soja y te va a quedar un salteadito oriental perfecto.

 

PESCADO

 

  • Croquetas, albóndigas o hamburguesas: Podés desmenuzar los restos de pescado para hacerlas. Acordate de retirar todas las espinas.

  • Terrina o budín: Pasá los restos de pescado por la licuadora junto con huevos, pan de miga y leche y cociná la mezcla a baño maría.

  • Pescado frito: Si te sobró algún filet a la romana, podés cortarlo en cuadritos para ponerselo a alguna ensalada o sacarle el apanado y usarlo de alguna de la formas anteriores.

 

VERDURAS

 

  • Revueltos: Con las sobras de verdura hervida, se puede hacer un riquísimo revuelto con huevo. Solo tenés que cortarlas en trozos chicos, rehogarlas un poco en una sartén, añadir el huevo batido y hacer el revuelto.

  • Purés: Cualquier verdura puede convertirse en un rico puré para acompañar carnes.

  • Ensalada rápida: La más predecible de las soluciones no tiene por qué ser aburrida. Armá nuevas combinaciones con lo que tengas a mano.

FRUTAS

  • Guardá la cáscara: Por ejemplo, la piel de la manzana o de la pera basta con cocerlas junto con 50 g de azúcar, una cucharada de gelatina en polvo y un poco de canela en rama para hacer una mermelada. En el caso de los cítricos, podés usar la cáscara para aromatizar cualquier plato.

  • Mermelada, compota y puré: Si tenés piezas de fruta que están demasiado maduras o a punto de pasarse, no las tires. Podés hacer mermeladas, compotas o incluso purés para acompañar carnes y pescados, en lugar de la clásica guarnición de papas.

  • Ensaladas: Otro uso de las frutas maduras consiste en incorporarlas a ensaladas, ya sea para acompañar carnes o una de frutas para comer de postre. Para ensalada, solo hay que pelarlas, cortarlas y añadirlas a la ensalada como un ingrediente más. Para la ensalada de frutas, cortalas, pelalas y agregales jugo de naranja y un chorrito de limón para que las frutas no se oxiden.

Recordá siempre que es muy importante que esta nueva preparación que realizás con las sobras de comida, sea consumida como máximo un día después de elaborada, o bien puede ser freezada, siempre y cuando los alimentos de esta preparación no hayan sido previamente congelados.

¿Tenés algún otro tip para compartirnos?

 
Volver

Comentarios