Tips
Un viaje saludable
Un viaje saludable

Disfrutá de tus vacaciones con estos tips


Todos somos fanáticos de un buen viaje que nos haga parar con la rutina. No obstante, justamente esa falta de horarios y no hacer las cosas a las que estamos acostumbrados todos los días, se refleja en una alimentación poco equilibrada y descuidada.

 

¡Anotá estos consejos antes de tu próximo viaje para que nada te frene de disfrutar de tus vacaciones!

 

Llevá tus propios snacks

Cuando estamos de viaje y pasamos todo el día caminando, es muy fácil tentarse en cualquier kiosco y comprar alguna golosina para pasar rápido el momento de ansiedad por el desgaste de energía. Para evitar estas tentaciones innecesarias, una buena solución es llevar en la mochila pequeños snacks saludables que nos ayuden a pasar el hambre entre comidas. Buenas opciones son, por ejemplo, una fruta, galletitas integrales caseras o un puñado de frutos secos.

 

Tomá mucha agua

Mantenernos hidratados nos va a servir para no confundir el hambre con la sed. Te aseguramos que muchos de los antojos que vivimos cuando estamos en el auto viajando, por ejemplo, se pueden suplantar por un vaso de agua. Siempre es mejor elegir agua antes que gaseosas o jugos que tienen mucha azúcar y son calorías de las que podemos prescindir perfectamente.

 

Moderá el consumo de alcohol

Lo sabemos, estás en un hotel con un bar impresionante y es difícil desaprovechar la oportunidad. No decimos que no tomes nada, pero acordate que el alcohol nos deshidrata rápidamente y te puede jugar una mala pasada al día siguiente. Te recomendamos que intercales los tragos con un vaso de agua, que descartes los tragos azucarados y elijas vino, por ejemplo, que además de ser riquísimo para maridarlo con diferentes platos, es una de las bebidas con alcohol más saludables.

 

Aprovechá los mercados locales

Es casi imposible que el lugar a donde viajemos no tenga una feria de comida local o un mercado de comida típica. Como regla general, las comidas autóctonas de un país son saludables porque están hechas con ingredientes frescos de la zona. No hay que tenerle  miedo a probar cosas nuevas y disfrutar de una explosión de cultura diferente. Además, seguro nos ahorramos unos pesos.

 

Cociná en “casa”

Otra buena manera para controlar lo que comemos es parar en un apart hotel o un departamento donde podamos cocinar. Así, podemos ir al supermercado, organizarnos para comer como si estuviéramos en casa y no desordenarnos. Además, es divertidísimo darle una vuelta de tuerca a las recetas de siempre con ingredientes diferentes y autóctonos del país que estemos visitando.

 
Volver

Comentarios