Refugio Canino

Lo que tu perro nunca debería comer
Lo que tu perro nunca debería comer
Estás comiendo una sabrosa porción de pizza, tal vez una rodaja de torta o unas papas fritas mientras tu perro te mira con carita de cachorro abandonado y... ¡ZAS! logró lo que quería: un pedacito de eso que estabas comiendo.

Sí, todos lo hacemos en mayor o menor medida. Si bien el perro, a causa de miles de años de evolución junto al ser humano, ha pasado de ser exclusivamente carnívoro a tener una alimentación omnívora (con la incorporación de hidratos de carbono, por ejemplo), hay alimentos que son altamente tóxicos para ellos y pueden causarles graves problemas de salud ya que su sistema digestivo no tienen las enzimas necesarias para procesarlos.

El alimento más peligroso es el chocolate. La teobromina, sustancia que contiene el chocolate, le produce una aceleración del ritmo cardíaco, vómitos, diarrea e, incluso, la muerte. Otro alimento que no debe dársele nunca a un perro es todo lo que conocemos como snacks: papas fritas, maní, palitos salados, chizitos, ya que estos contienen un alto grado de sal que les cuesta eliminar de su sistema. El otro alimento que se les suele dar a los perros y puede llegar a ser un problema es la leche. La mayoría de los perros son intolerantes a la lactosa y la consecuencia más común del consumo de leche es la diarrea.

Por último, la controversia: ¿le puedo dar huesos a mi perro? Sobre este tema las opiniones están un tanto divididas. Desde ya que los huesos de pollo y otras aves están prohibidos porque se astillan con facilidad y pueden producir atragantamientos o perforaciones de estómago o intestinos. En cuanto a los huesos de vacunos, el consenso general es que no está mal darles un hueso de vez en cuando pero de ninguna manera esto debe ser parte de la alimentación diaria de tu amigo de 4 patas.

Así que ya sabés, cuando estés comiendo ese riquísimo huevo de pascuas y tu perro te mire casi con lágrimas en los ojos rogando por un pedacito, respirá profundo y decile no. Él no lo va a saber pero gracias a eso vas a contar con un perro saludable por muchos años más. Y si te cuesta mucho decirle que no, tené a mano algunos bocaditos exclusivos para perros, o algunos granitos del alimento que él come y ¡todos comen en paz y saludablemente!



Volver

Comentarios