¿Qué hago con mi perro durante las vacaciones?
¿Qué hago con mi perro durante las vacaciones?
¿Qué hacemos con nuestras mascotas durante los viajes? ¿Las llevamos? ¿La dejamos en un guardería? Hay varias cuestiones para prestar atención antes de tomar la decisión. En nuestra nota te damos algunos consejitos para que tengas en cuenta.

 

Llegó el verano, las ganas de huir a un lugar de vacaciones a descansar de nuestras rutinas y de repente nos damos cuenta de que tenemos un perro y no sabemos muy bien qué hacer con él durante este período. A no desesperar, hay muchas opciones y acá te contamos las mejores para que las vacaciones sean un período de descanso y felicidad para todos.

Lo primero que tenés que hacer es decidir si vas a llevar a tu perro con vos o no. Irte de vacaciones con tu mejor amigo puede ser una gran idea, pero para eso tenés que considerar que vas a tener que armar el descanso anual de una manera un poco diferente, ya que llevar a tu perro implica ciertas consideraciones.

Si decidís llevar a tu perro con vos primero evaluá si él la va a pasar bien. Vos conocés su carácter y sus costumbres. ¿Es sociable? ¿Se adapta bien a situaciones nuevas? ¿Es obediente? Hay perros que están acostumbrados a estar en su casa y no se sienten cómodos en ambientes nuevos y con personas que no conocen. En esto casos, llevarlo a un lugar lleno de estímulos nuevos, desconocidos para él, puede ser contraproducente ya que puede asustarse, generarle mucho stress y convertir las vacaciones en un suplicio tanto para él como para vos. Si, por el contrario, tu perro es un animal acostumbrado a nuevas situaciones, de carácter equilibrado y sobre el cual tenés control, irte de viaje con él puede ser una experiencia muy divertida para todos.

Si decidís que llevar a tu perro con vos puede ser contraproducente, acá te damos algunas ideas de qué hacer con él. Una opción es que quede en su casa. Si tu perro se va a quedar en casa, vas a tener que armar una pequeña logística para que alguien de tu confianza (¡y de confianza de él!) se ocupe de ir todos los días, darle de comer, jugar un rato con él y hacerle compañía. Si tu perro está acostumbrado a los paseos diarios, sería ideal que esta persona también lo saque a dar unas vueltas ya que los perros adoran su rutina y los cambios les generan ansiedad. Otra opción es dejarlos en una guardería. Hay muchas guarderías con un cuidado servicio que se ajusta a las necesidades de cada perro. Si elegís por la modalidad guardería recordá que tenés que tener los "papeles del picho en regla". Esto significa que tiene que tener su libreta sanitaria al día, con sus correspondientes vacunas y también estar desparasitado tanto interna como externamente. No todas las guarderías aceptan a todos los perros y para ello vas a tener que hacer una pequeña investigación y planear con tiempo.

Si querés viajar al exterior necesitás gestionar un certificado veterinario internacional que acredite su sanidad. El mismo es expedido por SENASA.

Lo que sea que elijas, recordá que tu perro es una fuente de alegrías para la familia y también una responsabilidad que dura toda su vida.

 

¡Felices vacaciones para todos!



Volver

Comentarios